Eliminación robótica de un lóbulo del pulmón (lobectomía)

El uso de procedimientos quirúrgicos para tratar el cáncer de pulmón depende en gran medida del tipo de cáncer, la fase en que se encuentra (progresión de la enfermedad), la localización del tumor o tumores y el estado general de salud de la persona.

Hay dos tipos comunes de cáncer de pulmón, el cáncer de pulmón de células pequeñas o microcítico (SCLC) y el cáncer de pulmón de células no pequeñas, o no microcítico (NSCLC). El cáncer de pulmón de células pequeñas es notorio debido a la difusión temprana de la enfermedad, y por lo general el método más indicado y eficaz suele ser la radioterapia o la quimioterapia. Con el cáncer de pulmón de células no pequeñas, no microcítico, la propagación de los tumores es generalmente más lenta y más localizada, lo que hace a este tipo de cáncer candidato para la cirugía. Dado que el cáncer de pulmón no microcítico representa más del 80% de todos los casos de esta enfermedad, la cirugía es el tratamiento más común.

La lobectomía robótica es en verdad mínimamente invasiva

La cirugía toracoscópica tradicional requiere una incisión de acceso bastante grande a través de la pared del pecho. Esta incisión de acceso es normalmente de aproximadamente la mitad del tamaño de una toracotomía regular. La cirugía robótica, con su instrumentación articulada y una mejor visualización, permite la disección de los vasos y ganglios linfáticos sin una incisión grande. La imagen muestra la incisión a través de la cual se retiró la mitad del pulmón robóticamente. La cirugía toracoscópica tradicional requiere una incisión de acceso bastante grande a través de la pared del pecho. Esta incisión de acceso es normalmente de aproximadamente la mitad del tamaño de una toracotomía regular. La cirugía robótica, con su instrumentación articulada y una mejor visualización, permite la disección de los vasos y ganglios linfáticos sin una incisión grande. La imagen muestra la incisión a través de la cual se retiró la mitad del pulmón robóticamente.

La mayoría de los cánceres de pulmón son carcinomas, tumores malignos que se originan en las células epiteliales (piense en células de la superficie como la piel). En este caso, estas son las células que recubren el interior de los pulmones. A partir de estas células el crecimiento del cáncer por lo general conduce a los tumores, grupos de células cancerosas, que con el tipo de cáncer de NSCLC pueden llegar a ser bastante grandes y prominentes. La confirmación de estos tumores a través de la radiología torácica (rayos X) o la tomografía asistida por computadora (CT scan) y la biopsia por lo general incluye un diagnóstico de la etapa clínica del cáncer. Los estadios clínicos para el NSCLC, que se determinan antes del tratamiento, se clasifican de 1A (mejor pronóstico) a IV (peor pronóstico) y dependen de la propagación y el estado del cáncer. La determinación de la fase o estadio suele ser crucial para un potencial tratamiento. Por ejemplo, un cáncer de pulmón en estadio III podría ser tratado primero con radioterapia o quimioterapia para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía. Esto podría no ser el caso con un cáncer en estadio II.

Junto con el tipo y el estadio del cáncer de pulmón, la localización del tumor - donde se produce en el pulmón y el grado en que penetra en las zonas cercanas - puede determinar el mejor método para la cirugía. Hay, por supuesto, dos pulmones - derecho e izquierdo- estando el izquierdo más cerca del corazón. Cada pulmón está dividido en lóbulos o segmentos de origen natural. El pulmón derecho tiene tres lóbulos, el izquierdo tiene dos. La posición del tumor, o tumores, dentro de los lóbulos es un factor importante en la determinación del procedimiento quirúrgico.

¿Por qué es a veces necesario retirar parte de un pulmón?

Dependiendo de la etapa, el tamaño y la localización del tumor dentro de un pulmón, el procedimiento quirúrgico más común es la extirpación de todo el lóbulo, siendo en efecto una eliminación de parte de un pulmón. La experiencia ha demostrado que es más probable que la eliminación del lóbulo (una lobectomía) abarque el cáncer, aunque el propio tumor se encuentre bien dentro del lóbulo. Quitar todo el tejido canceroso es el objetivo, teniendo en cuenta que dejar atrás incluso unas pocas células cancerosas pueden conducir a la regeneración. Desafortunadamente, la división natural de los pulmones en lóbulos no proporciona una verdadera barrera contra el cáncer. El peligro último es el comienzo de la metástasis, o propagación del cáncer desde un lóbulo a otro, o a otras partes del cuerpo.

Existen principalmente tres métodos para la lobectomía: abierta, VATS y cirugía robótica mínimamente invasiva.

Con una lobectomía abierta se realiza una incisión en el lado del pecho cerca de la longitud de la zona pulmonar. Esto se llama una toracotomía. La gran incisión, dejando al descubierto el pulmón para el procedimiento de lobectomía, proporciona una visión clara para el cirujano y un camino abierto para retirar tejido del cuerpo. Normalmente, este procedimiento requiere de anestesia general y un tubo de respiración (tubo endotraqueal) conectado a una máquina de ventilación. Obviamente, este método es más traumático para el paciente, pero puede ser el método más práctico sólo si el tumor es muy grande o la propagación del cáncer es algo incierta.

Combinando la tecnología para obtener la mejor metodología

La cámara robótica permite la posibilidad de combinar las fuentes de vídeo desde múltiples dispositivos diferentes de imágenes médicas. Esto significa que durante la operación, el escaneo CT preoperatorio puede ser observado con el fin de ayudar a localizar una parte de la disección. En este caso, la fluoroscopia se combina con la cámara robótica para producir tanto la imagen tanto visual como radiológica para una resección en cuña.La cámara robótica permite la posibilidad de combinar las fuentes de vídeo desde múltiples dispositivos diferentes de imágenes médicas. Esto significa que durante la operación, el escaneo CT preoperatorio puede ser observado con el fin de ayudar a localizar una parte de la disección. En este caso, la fluoroscopia se combina con la cámara robótica para producir tanto la imagen tanto visual como radiológica para una resección en cuña.

El método de Cirugía Toracoscópica Asistida por Video (VATS, acrónimo en inglés), que es quizás el más utilizado, consiste en al menos una incisión relativamente pequeña para la inserción de instrumentos quirúrgicos o para extirpar el tejido, y otra incisión para insertar una cámara (endoscopio). El cirujano usa la imagen de vídeo de la cámara dentro del cuerpo, generalmente se muestra en un monitor justo por encima de la mesa de operaciones, para ver el campo quirúrgico (área de trabajo). Aunque es menos invasiva que una toracotomía completamente abierta, el enfoque VATS menudo utiliza dos o más incisiones, a menudo denominados puertos o portales, incluyendo uno para permitir una "asistencia manual”, es decir, la inserción de una mano humana. Combinados, estos puertos pueden dejar expuesta tanta área de trabajo casi tanto como una toracotomía abierta. El procedimiento también requiere un ayudante quirúrgico para manipular la cámara interior para el cirujano principal, que no es capaz de ver lo que los instrumentos quirúrgicos están haciendo sin imágenes de la cámara. La coordinación en este procedimiento puede ser complicada.

El tercer enfoque es la cirugía robótica asistida mínimamente invasiva, que utiliza incisiones muy pequeñas, normalmente de aproximadamente el tamaño de una moneda de diez centavos, excepto, posiblemente, para la incisión (o puerto) para extraer el tejido. En lugar de llevar a cabo manualmente el procedimiento, el cirujano controla los dispositivos robóticos (brazos con instrumentos).

Cuál de estos enfoques a la lobectomía es más recomendado dependerá de los factores mencionados: tamaño de tumor, su localización y estadio, además de la función pulmonar actual y el estado general de salud. Como es de esperar, un paciente que no está en buen estado de salud general o cuya capacidad pulmonar ya es muy reducida es un candidato en menor medida a la lobectomía abierta - o incluso para una lobectomía en absoluto.

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía robótica mínimamente invasiva?

Una lobectomía robótica no significa que un robot retira el lóbulo. El cirujano principal controla el procedimiento a través de un dispositivo robótico llamado sistema de cirugía da Vinci. En este sistema, el cirujano se sienta en una consola electrónica sofisticada, observando el procedimiento a través de una imagen de vídeo especial tridimensional, y controla la acción de los brazos robóticos e instrumentos con ambas manos y pies. El sistema da Vinci ayuda o amplifica los movimientos del cirujano. Este sistema no toma ninguna decisión, no realiza movimientos por propia iniciativa, ni está programado para realizar el procedimiento.

Especialistas trabajando juntos

TEl sistema robótico es simplemente una herramienta quirúrgica especializada que permite al cirujano una mejor visualización y un mejor control motor, más exacto. Estos beneficios son especialmente importantes en la cirugía del cáncer de pulmón, donde la disección alrededor del corazón y los grandes vasos requieren una destreza máxima. Un método de equipo proporciona la máxima experiencia, tanto en la consola de control como en la mesa de operación.El sistema robótico es simplemente una herramienta quirúrgica especializada que permite al cirujano una mejor visualización y un mejor control motor, más exacto. Estos beneficios son especialmente importantes en la cirugía del cáncer de pulmón, donde la disección alrededor del corazón y los grandes vasos requieren una destreza máxima. Un método de equipo proporciona la máxima experiencia, tanto en la consola de control como en la mesa de operación.

Mientras que la consola del cirujano está en la sala de operaciones y el paciente es visible, los elementos de trabajo del sistema son cuatro brazos robóticos montados en un carro de soporte que se coloca al lado de la mesa de operaciones y el paciente. En el extremo de cada brazo se puede montar un instrumento quirúrgico, como cuchillo quirúrgico o una pinza. Todos los instrumentos están miniaturizados y conectados a articulaciones motorizadas (servos) que proporcionan una motricidad fina en un espacio muy pequeño. De hecho, el sistema da Vinci puede proporcionar flexibilidad y articulación, tales como 'wristing,' a un nivel de precisión más allá de la capacidad de la mano humana.

Cómo se accede a los pulmones tiene una gran importancia. Una toracotomía posee ventajas para el cirujano, pero cuando se trata de la recuperación se sabe que se encuentra entre las formas más dolorosas de cirugía para el paciente. De hecho, el dolor puede hacer que sea difícil para el paciente respirar normalmente, lo que puede conducir a una neumonía o un colapso de la respiración de aire (atelectasia). Esto puede ser un problema incluso con el procedimiento VATS.

Por el contrario, una cirugía robótica mínimamente invasiva deja sólo pequeñas incisiones, que se curan más rápidamente y con menos dolor. Internamente, el sistema da Vinci ofrece una poderosa combinación: una parte es una visión excepcionalmente clara. La cámara, que es controlada por el cirujano, produce imágenes estereoscópicas (3-D) mejoradas por ordenador que pueden compensar el movimiento y el interior normalmente turbio del cuerpo humano. El control de la motricidad fina de los instrumentos robóticos hace que sea posible llevar a cabo ciertas acciones, como la disección de ganglios linfáticos, uno de los procedimientos quirúrgicos habituales para la lobectomía, con mayor precisión y rapidez que si se hace a mano. El resultado final es que mientras que una lobectomía robótica generalmente requiere al menos tanto tiempo como un procedimiento abierto, es por lo general menos traumática para el paciente.