El poder de elegir

Muchas personas han probado todas las dietas, pastillas y programas para bajar de peso, pero han sido incapaces de perder peso o mantener dicha pérdida. A menudo, estas personas tantean la idea de la cirugía metabólica como una forma de hacerse con el control y poner en práctica cambios permanentes de su estilo de vida. Estos procedimientos pueden ser una excelente herramienta y para algunos una manera de lograr su objetivo de mejorar su estado general de salud y bienestar.

No se preocupe por las pequeñas decisiones

No se sienta abrumado por la multitud de opciones disponibles para la dieta y el ejercicio. Muchas de ellas son muy parecidas. Tome la decisión sincera de que quiere estar más sano y no se preocupe por las cosas pequeñas.No se sienta abrumado por la multitud de opciones disponibles para la dieta y el ejercicio. Muchas de ellas son muy parecidas. Tome la decisión sincera de que quiere estar más sano y no se preocupe por las cosas pequeñas.

Hay otras personas que no han tratado o intentado ninguna opción para bajar de peso y están buscando una solución rápida. A este último grupo, puede que no le guste la idea de restringir su ingesta de alimentos o de practicar ejercicio físico. Esto puede estar relacionado con las conductas aprendidas, las diferencias culturales y simplemente no saber por dónde empezar. Para estas personas el camino puede llegar al punto de partida y, finalmente, ser inevitable ganar el peso perdido.

El cambio tiene que venir desde dentro

Cualquier programa de pérdida de peso exitoso combina un plan de alimentación y un régimen de ejercicios, lo que no excluye a los pacientes bariátricos. La cosa más importante por hacer antes o mientras se prepara para la cirugía es identificar sus problemas y su relación con la comida. Pregúntese a sí mismo, ¿cómo he llegado hasta aquí? Pero lo más importante, ¿qué puedo hacer para asegurarme de que esta sea una travesía exitosa?. Hay recursos disponibles para ayudarle a lo largo del camino, pero en última instancia, el cambio tiene que venir desde dentro. Muchas personas consideran a la cirugía bariátrica como el motor que va a controlar sus decisiones y que va a evitar que coman alimentos poco saludables. En las etapas iniciales la cantidad de alimentos que se puede consumir se limita a un máximo de 4 onzas. Poco a poco el apetito y la ingesta aumentará y el control estará en sus manos. Las decisiones que tome usted después de la cirugía afectarán a la dirección de su progreso. Es importante reconocer que estas son las mismas decisiones que usted es capaz de hacer antes de la cirugía; las que producen el aumento de peso y posteriormente la obesidad.

La razón por la que la gente es obesa está directamente relacionada con la cantidad y tipos de alimentos que ingieren. El consumo de demasiadas calorías periódicamente se acumula y da lugar al aumento de peso. Muy a menudo los pacientes bariátricos nombran al estrés, la depresión y al embarazo como la razón del aumento de peso. Estas son variables que pueden afectar a su selección de alimentos y, a veces esto es incluso una conducta subconsciente y debe ser explorada. ¿Por qué es importante este concepto? La razón es porque los factores de estrés y problemas emocionales seguirán probablemente allí después de la cirugía. Sólo que ahora tendrá que encontrar una forma alternativa para hacer frente a estas preocupaciones. Muchos pacientes post-quirúrgicos continúan informando sobre el desafío de hacer mejores selecciones de alimentos y de romper los viejos patrones de alimentación. Las condiciones ambientales como el trabajo, situaciones vitales y dinámicas familiares pueden seguir siendo las mismas, y la comida ya no podrá ser el colchón que proporcione comodidad. El grupo de apoyo es una manera de conectar con otros pacientes y con su equipo bariátrico post-quirúrgico. Piense en la idea de participar en otras actividades: clubes de lectura, clases de baile, kickboxing y cualquier vía alternativa para canalizar sus emociones hacia una energía positiva.

Considere frecuentar una clase en su gimnasio

Mezclar y variar sus entrenamientos ofrece muchas ventajas a su programa de ejercicios. No sólo fortalece los diferentes grupos musculares, también está el hecho de que la potencia de un sistema de apoyo social es sinérgica. Muchas clases en el gimnasio tienen diferentes niveles de habilidad que van desde principiantes hasta avanzados. Si usted tiene alguna pregunta, hable con un representante de gimnasio o el instructor de una clase antes del día de la sesión.Mezclar y variar sus entrenamientos ofrece muchas ventajas a su programa de ejercicios. No sólo fortalece los diferentes grupos musculares, también está el hecho de que la potencia de un sistema de apoyo social es sinérgica. Muchas clases en el gimnasio tienen diferentes niveles de habilidad que van desde principiantes hasta avanzados. Si usted tiene alguna pregunta, hable con un representante de gimnasio o el instructor de una clase antes del día de la sesión.

Una experiencia de aprendizaje para comprender sus elecciones de alimentos

En principio, después de la cirugía la cantidad y tipos de alimentos le será dictados en la forma de un plan de comidas. Usted realizará la transición del estado líquido al puré y luego, eventualmente a los alimentos sólidos. La última fase de la dieta, alimentos enteros o sólidos, se diferenciará de los alimentos que comía usted antes de la cirugía. Según pasa el tiempo, los pacientes se adaptan o aumentan las porciones y los tipos de alimentos que consumen, es imperativo que se preste atención a las etiquetas de los productos, los aditivos y el valor nutritivo de los alimentos en su plan de comidas. Trate de ver este proceso como una experiencia de aprendizaje y una oportunidad para entender mejor los hábitos alimenticios de carácter personal, los factores que influyen en la elección de alimentos, la relación emocional entre usted y la comida. Igual de importante es lograr una mejor comprensión de la nutrición apropiada, la exploración de opciones para cocinar y todos los maravillosos productos nuevos que pueden ser parte de su régimen.

La cirugía bariátrica no le obligará a ser una persona diferente

Muy a menudo los pacientes bariátricos están decepcionados ante la idea de no poder comer o tolerar algunos de sus alimentos favoritos que antes eran sus debilidades. Esto es por qué hay tal énfasis en la idea de que los pacientes necesitan volver a programar sus propias necesidades y deseos. Los procedimientos bariátricos no borrarán el recuerdo de los alimentos que antes disfrutaba. Ahora tendrá que elegir con qué frecuencia se permitirá a sí mismo darse un capricho. Además, el control de las porciones y la medición de su consumo debe convertirse en un hábito de por vida. Esta cirugía es un compromiso para hacer cambios positivos. Eche un vistazo a los alimentos que están comiendo ahora y vea que estas elecciones le han conducido a considerar la cirugía bariátrica. La cirugía es una oportunidad para empezar de nuevo y hacer borrón y cuenta nueva. No hay garantía de que va a sentirse lleno después de cada comida y puede haber días en los que desee lo que usted ansía. El consejo es entender mejor lo que necesita y aprender a vivir estando a gusto en lugar de estar lleno todo el tiempo.