El ejercicio y por qué a veces está bien saltarse su entrenamiento

A veces, es perfectamente aceptable saltarse su entrenamiento. Si usted está dedicado a su salud y a su estado físico, puede encontrarse creando una excusa para perder su entrenamiento. Sí, leyó usted bien. Cuando se llega a esto, por su salud y su seguridad, hay ocasiones en las que se estará usted mejor saltándose su entrenamiento. Su cuerpo se lo agradecerá en el largo plazo.

Escuche a su cuerpo y sus mensajes

El ejercicio y el entusiasmo suelen ser sinérgicos. Por favor tenga cuidado al iniciar el programa de ejercicios. Los esguinces y las lesiones leves son muy comunes entre los deportistas habituales y ocasionales. La moderación es muy importante en los inicios de un programa de ejercicios. Atienda a los dolores y molestias de su cuerpo y otórgueles la debida atención. El entusiasmo deportivo en exceso puede llevar a una lesión que le frustre y le hagar tardar en volver a su nueva rutina.El ejercicio y el entusiasmo suelen ser sinérgicos. Por favor tenga cuidado al iniciar el programa de ejercicios. Los esguinces y las lesiones leves son muy comunes entre los deportistas habituales y ocasionales. La moderación es muy importante en los inicios de un programa de ejercicios. Atienda a los dolores y molestias de su cuerpo y otórgueles la debida atención. El entusiasmo deportivo en exceso puede llevar a una lesión que le frustre y le hagar tardar en volver a su nueva rutina.

Si usted está enfermo, a menudo es mejor dejar pasar su sesión de entrenamiento. La decisión sobre si debe o no hacer ejercicio en gran medida depende de donde esté experimentando los síntomas. Si sus síntomas son muy leves y por encima de su cuello, todavía puede hacer ejercicio e incluso puede sentirse mejor después de practicarlo. Estos síntomas incluyen tos, estornudos y catarro. Si usted experimenta síntomas por debajo del cuello (como dolor de estómago, tos seca, fiebre, congestión y dolores musculares), es mejor que reanude la sesión de ejercicios cuando se sienta mejor.

Con una lesión, puede que tenga que tomarse un descanso en su rutina de ejercicios. A pesar de que la gravedad de su lesión determinará en gran medida si debe o no hacer ejercicio. La clave es escuchar a su cuerpo. Si algo le hace sentir mal, pare y descanse. Si experimenta dolor pasados más de unos pocos días, visite a su médico. También debe visitar a su médico o un servicio de urgencias si no puede caminar por una lesión, si padece dolor extremo o tiene una herida abierta. Deje que su médico a decidir cuándo podría hacer usted ejercicio, y en que medida.

A veces simplemente necesitas un descanso. Si bien a nadie le está permitido saltarse su entrenamiento con frecuencia, a veces lo mejor es sencillamente relajarse. Un día de relajación puede ayudar a los músculos a reponerse de un duro entrenamiento del día anterior. Un día de relajación también pueden ser beneficioso para su salud mental. A veces es necesario sentarse y relajarse. Ver una película o ponerse al día con los amigos es, a veces, importante para su bienestar general.

¿Por qué estoy siempre tan dolorido? Dolor muscular de aparición retardada (DOMS).

Iniciar un programa de ejercicios nuevo puede ser un reto en sí mismo. Obtener el tiempo necesario, dar los primeros pasos, encontrar un equilibrio, aprender nuevos ejercicios y establecer metas pueden ser tareas difíciles. Añada el dolor muscular que a menudo viene asociado a un nuevo régimen de ejercicios y es más que probable que no vaya a saltar de la cama como una flecha hacia al gimnasio. Después de todo, puede que le resulte difícil pasar sus brazos por encima de su cabeza para ponerse la camiseta por la mañana. Entender el dolor muscular de aparición retardada puede ser sencillamente su mejor apuesta para mantener sus dolores y molestias de después del entrenamiento al mínimo.

Respete a sus articulaciones y músculos

El exceso de peso y la inactividad reciente pueden situarlo en una situación de mayor riesgo de lesiones. Se cuenta con el dolor muscular como una respuesta aceptable a un duro entrenamiento. El dolor en las articulaciones es diferente, pues no quiere decir que la articulación se hace más fuerte con cada entrenamiento adicional. Si está realizando un ejercicio que le daña el cuello, la espalda, las rodillas o los tobillos, entonces debe considerar un ejercicio diferente. La pérdida de peso es a menudo muy rápida después de la cirugía bariátrica. Considere la posibilidad de volver a realizar un ejercicio desafiante una vez se haya producido un aumento de peso significativo.El exceso de peso y la inactividad reciente pueden situarlo en una situación de mayor riesgo de lesiones. Se cuenta con el dolor muscular como una respuesta aceptable a un duro entrenamiento. El dolor en las articulaciones es diferente, pues no quiere decir que la articulación se hace más fuerte con cada entrenamiento adicional. Si está realizando un ejercicio que le daña el cuello, la espalda, las rodillas o los tobillos, entonces debe considerar un ejercicio diferente. La pérdida de peso es a menudo muy rápida después de la cirugía bariátrica. Considere la posibilidad de volver a realizar un ejercicio desafiante una vez se haya producido un aumento de peso significativo.

El dolor muscular de aparición tardía (DOMS) es un fenómeno de dolor de músculos, inflamación y rigidez que a menudo se produce en el plazo de 24 a 48 horas después de su entrenamiento. Este dolor es más común en las personas que comienzan un nuevo programa de ejercicios y los que han llevado una vida relativamente sedentaria durante un tiempo. Mientras que el dolor muscular de aparición tardía (DOMS) puede alarmar o asustar a los nuevos en el mundo del entrenamiento, el dolor es una respuesta normal y natural para el esfuerzo. Mientras que usted puede estar dolorido ahora y lamentar esas repeticiones extras que decidimos hacer ayer, el DOMS dará lugar a un aumento de su fuerza y ​​resistencia así como de la capacidad de los músculos para recuperarse del dolor y de la hipertrofia.

Los fisiólogos del ejercicio indican que el DOMS es el resultado de desgarros microscópicos de las fibras musculares. El grado de desgarro muscular en gran medida depende de la duración y la intensidad de su entrenamiento. ¿Ha intentado un ejercicio nuevo últimamente? El dolor muscular de aparición tardía puede ser el resultado de su cuerpo al moverse de una manera que no ha hecho en mucho tiempo.

Si bien muchos dicen que la prevención es la mejor forma de medicina, no hay forma conocida que sea cien por cien eficaz en la prevención del dolor muscular de aparición tardía o DOMS. El cómo prevenir y tratar el dolor muscular puede estar basado en gran medida en sus propias preferencias personales. ¿Podemos hacer una sugerencia? Pruebe con un rodillo de espuma inmediatamente después del ejercicio. Un rodillo de espuma puede ayudar a aliviar los nudos y tensión muscular. Dedique unos minutos a aplicar el rodillo de espuma después de hacer ejercicio y puede encontrar que no es tan difícil salir de la cama por la mañana.

Alterne sus entrenamientos

Un aspecto importante del crecimiento más fuerte y saludable es dar tiempo para que su cuerpo se recupere. Esto no significa que usted debe limitar su tiempo en el gimnasio a una vez por semana. Considere la posibilidad de mezclar sus entrenamientos en función del día de la semana, así como del dolor de cuerpo. Pase un día realizando actividades sin impacto cardiovascular y otro practicando el entrenamiento de fuerza. Considere la posibilidad de practicar Yoga, así como otras clases que promueven el estiramiento como la flexibilidad, que le ayudarán a protegerse contra las lesiones.Un aspecto importante del crecimiento más fuerte y saludable es dar tiempo para que su cuerpo se recupere. Esto no significa que usted debe limitar su tiempo en el gimnasio a una vez por semana. Considere la posibilidad de mezclar sus entrenamientos en función del día de la semana, así como del dolor de cuerpo. Pase un día realizando actividades sin impacto cardiovascular y otro practicando el entrenamiento de fuerza. Considere la posibilidad de practicar Yoga, así como otras clases que promueven el estiramiento como la flexibilidad, que le ayudarán a protegerse contra las lesiones.

Si usted participa en un nuevo ejercicio o en un entrenamiento más intenso, puede que se encuentre dolorido. Es casi un hecho que una vida de ejercicio intenso conduce al dolor. Algunas sugerencias para ayudarle a hacer frente a este pequeño problema incluyen:

  • Simplemente descanse. Si puede quedarse quieto el tiempo suficiente (sabemos que está dolorido para volver a entrenar), el dolor desaparecerá desde algunos días a una semana.
  • Practique ejercicios de bajo impacto, si no quiere tan solo sentarse y esperar a que el dolor se vaya. Trate de alternar su régimen de ejercicios en lugar de empeñarse en lo mismo con dolor. Trate de nadar, caminar, montar en bicicleta fija o usar una máquina elíptica.
  • Tome un fármaco anti-inflamatorio no-esteroide sin receta. Si usted se encuentra tomando estas medicinas con regularidad, por favor hable con su médico. Estos medicamentos a veces puede aumentar la posibilidad de desarrollar una úlcera después de una operación de cirugía bariátrica
  • Aproveche esta oportunidad para disfrutar de un masaje deportivo. Si siempre ha deseado probar un masaje, aprovéchese de su dolor muscular y pruebe uno.
  • Utilice con profusión el método R.I.C.E. (reposo, hielo, compresión y elevación), como si usted tuviese una lesión .
  • Escuche a su cuerpo. Si algo le duele o daña, no lo haga.
  • Pruebe una clase de yoga. Las investigaciones indican que los movimientos de estiramiento de yoga pueden ayudar a prevenir lesiones y el dolor muscular.

Advertencias

Como regla general, escucha siempre a tu cuerpo. No se exceda con el entrenamiento o se obligue a continuar a través del dolor. Esto puede conducir a lesiones por uso excesivo. Si algo le hace sentir mal, pare. Si el dolor persiste después de unos días o de descanso y cuidados en casa, es hora de ver a su médico.

Con el fin de mejorar, vuelva a su programa de ejercicios y evite el dolor crónico, es importante que siga las instrucciones de su médico. No reanude el ejercicio hasta que un médico se lo permita. En algunos casos, dependiendo de su lesión, su médico le puede permitir participar en un programa de ejercicios modificados o de bajo impacto.