El epiplón como tejido adiposo que protege a los órganos abdominales El epiplón como tejido adiposo que protege a los órganos abdominales

El epiplón como tejido adiposo que protege a los órganos abdominalesEl epiplón, también llamado omento, es una capa membranosa doble de tejido graso que cubre y soporta los intestinos y órganos en el abdomen inferior. Se compone del epiplón mayor, que es un almacenamiento importante para los depósitos de grasa, y el epiplón menor, que conecta el estómago y los intestinos hasta el hígado.

Los puntos blancos en el epiplón mayor contienen células blancas de la sangre que ayudan a la inmunidad mediante la eliminación de los desechos celulares.

La grasa visceral y los riesgos relacionados con la salud

La grasa depositada en el epiplón constituye una parte de la grasa visceral, y el resto de la grasa visceral está profundamente incrustada entre los órganos. Un exceso de depósitos de grasa visceral en la zona abdominal da lugar a la obesidad central. Un cuerpo con un vientre protuberante se denomina "forma de manzana". Es distinto del cuerpo llamado "forma de pera", en el que se deposita la grasa alrededor de las caderas y los muslos y se trata de grasa subcutánea. Un cuerpo en forma de manzana supone un factor de riesgo para el síndrome metabólico o síndrome X, desórdenes que pueden conducir a trastornos metabólicos y a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, así como a la diabetes tipo 2. Las complicaciones incluyen afecciones de riñón y de hígado.

La grasa visceral como órgano endocrino

Las células de grasa abdominal se pueden considerar como órganos endocrinos activos que producen hormonas. Un exceso de grasa abdominal interrumpe el funcionamiento de las hormonas. Las células de grasa liberan productos químicos tales como citoquinas y la interleuquina 6, que se suman al riesgo de enfermedades del corazón. También tienen un efecto perjudicial sobre la presión sanguínea y la capacidad de coagulación de la sangre. Una gran cantidad de grasa visceral en el cuerpo conduce a un aumento del colesterol LDL o “malo”, y una disminución en el HDL o colesterol “bueno”. También da lugar a la resistencia a la insulina, por lo que aumentan los niveles de glucosa en la sangre. Esto puede conducir a la diabetes.

Factores de riesgo de la grasa visceral y Síndrome X

Los cambios en la dieta, el estilo de vida sedentario, la falta de ejercicio y los cambios hormonales contribuyen a la acumulación de grasa en la región abdominal. Algunos ensayos para establecer el síndrome X incluyen medición de la presión sanguínea, la glucosa, el colesterol y los niveles de triglicéridos.

Beneficios para la salud asociados a la reducción de la grasa abdominal

La reducción de peso es el objetivo final de cualquier procedimiento de tratamiento adoptado para combatir el síndrome metabólico. Los cambios en la dieta, la medicina y la cirugía son las opciones de tratamiento disponibles con el fin de reducir el peso de manera que el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes pueden disminuir.

  • Colon

    El colon contiene bacterias que ayudan a descomponer alimentos; es más corto que el intestino delgado pero de mayor diámetro.

  • Páncreas

    El páncreas es una glándula que forma parte del sistema digestivo así como un sistema hormonal que controla el azúcar.

  • Vesícula biliar

    La bilis almacenada en la vesícula biliar se libera cuando los alimentos grasos entran en el intestino delgado.

  • Estómago

    El estómago es un saco muscular que es importante para absorber alimentos y prepararlos para la posterior digestión.

  • Hígado

    El hígado produce bilis y es la primera parada para la mayoría de los nutrientes que son absorbidos durante la digestión.

  • Epiplón

    Epiplón es otra palabra para referirse a la capa de grasa que cubre a los órganos internos.

  • Intestino

    El intestino delgado es la parte del cuerpo donde se absorben la mayoría de los nutrientes de la comida ingerida.

  • Duodeno

    El duodeno juega un papel importante para controlar el vaciado del estómago en el intestino delgado.