El bazo y su papel en la función inmunológica El bazo y su papel en la función inmunológica

El bazo y su papel en la función inmunológicaEl bazo no es parte del sistema digestivo, sin embargo está conectado a los vasos sanguíneos tanto del estómago como del páncreas. El bazo está situado en el lado izquierdo de nuestro cuerpo, debajo de las costillas y por encima del estómago. Es una parte del sistema linfático y puede pesar entre de 150 a 200 gramos en un adulto sano y mide aproximadamente 10-12 cm en su dimensión más larga.

La función del bazo es en gran medida desconocida, pero tiene que ver tanto con la función inmunológica del cuerpo como con el filtrado de la corriente sanguínea.

Diferentes tipos de células con funciones distintas

El bazo se compone de dos regiones primarias, a saber, pulpa roja y pulpa blanca. La pulpa roja representa un poco más de las tres cuartas partes del bazo. Una región designada zona marginal es un área de transición que la separa de la pulpa blanca.

Pulpa roja

La pulpa roja se compone de tejido conectivo y de los senos esplénicos. Los senos esplénicos se llenan de sangre y proporcionan a la pulpa roja su color característico. La pulpa roja se compone de células sanguíneas tales como plaquetas, granulocitos, y los corpúsculos rojos de la sangre. Actúa como un filtro y limpia la sangre mediante la eliminación de los antígenos y los glóbulos rojos dañados.

Pulpa blanca

La pulpa blanca actúa como una fuente de anticuerpos y linfocitos para el sistema inmunológico de defensa. El bazo almacena las plaquetas, glóbulos rojos y también sangre que puede ser liberada en el torrente sanguíneo en caso de choque hemorrágico.

La evolución ha determinado que esta capacidad de servir como un depósito de productos de la sangre en tiempos de estrés extremo sea más importante actualmente en los animales que en los seres humanos.

El agrandamiento del bazo se conoce como esplenomegalia

Si el bazo se agranda más allá de su tamaño natural, la enfermedad se denomina esplenomegalia. El bazo puede agrandarse cuando una persona sufre de malaria, lupus sistémico, leucemia y otras enfermedades.

En casos raros, existe el peligro de rotura del bazo si crece demasiado. Un trauma producido por un objeto contundente en un accidente también puede causar un agrandamiento del bazo.

Extirpación del bazo, también llamada esplenectomía

La extirpación del bazo o esplenectomía es necesaria bajo ciertas condiciones, tales como tumores y la rotura del bazo. Si el bazo debe ser eliminado a menudo puede ser extirpado con pequeñas incisiones en una forma conocida como esplenectomía laparoscópica. Es interesante observar que el cuerpo puede funcionar sin este órgano y con pocos efectos secundarios. Una persona sin bazo se encuentra en mayor riesgo de neumonía y otras enfermedades adversas causadas por bacterias encapsuladas.

El bazo trabaja generalmente con el hígado para combatir la infección y eliminar las bacterias de la corriente sanguínea. El cuerpo se vuelve más susceptible a ciertas bacterias y la capacidad de respuesta a las vacunas se reduce si el bazo es extirpado.

  • Colon

    El colon contiene bacterias que ayudan a descomponer alimentos; es más corto que el intestino delgado pero de mayor diámetro.

  • Páncreas

    El páncreas es una glándula que forma parte del sistema digestivo así como un sistema hormonal que controla el azúcar.

  • Vesícula biliar

    La bilis almacenada en la vesícula biliar se libera cuando los alimentos grasos entran en el intestino delgado.

  • Estómago

    El estómago es un saco muscular que es importante para absorber alimentos y prepararlos para la posterior digestión.

  • Hígado

    El hígado produce bilis y es la primera parada para la mayoría de los nutrientes que son absorbidos durante la digestión.

  • Epiplón

    Epiplón es otra palabra para referirse a la capa de grasa que cubre a los órganos internos.

  • Intestino

    El intestino delgado es la parte del cuerpo donde se absorben la mayoría de los nutrientes de la comida ingerida.

  • Duodeno

    El duodeno juega un papel importante para controlar el vaciado del estómago en el intestino delgado.