Alimentación emocional y desafíos alimentarios comunes

La gente tiende a enterrar sus sentimientos en la comida. Los alimentos se utilizan a menudo como una fuente de comodidad para muchas emociones. Es como nuestro mejor amigo. La cirugía bariátrica es una herramienta para controlar el tamaño de las porciones y en combinación con nuestro programa, le puede enseñar a elegir sus alimentos con prudencia.

La cirugía bariátrica no cambia su vida en términos de trabajo, de familia u otros aspectos psicosociales. Si algunos aspectos de tu vida te están empujando a comer es posible que desee dar un paso atrás y evaluar la situación. Usted debe tratar con todas sus fuerzas no utilizar los alimentos como una salida. Establezca horarios regulares de comidas y segua esa rutina.

Entienda la diferencia entre el hambre físico y el hambre emocional. El hambre físico es la necesidad fisiológica de comer y se acumula poco a poco. Puede comer una pequeña porción de comida y quedará satisfecho. Por el contrario, el hambre emocional se desencadena por un aspecto psicológico y te golpea de repente. Usted desarrolla ansia de un artículo en particular y se puede comer grandes porciones de ese elemento. Éstos son algunos consejos que le ayudarán a lo largo del camino para hacer frente al hábito de comer emocional o compulsivamente.

Salga de la cocina

Es necesario eliminar la comida como una tentación fácil y recompensa. Si se encuentra usando su cocina como su base de operaciones, entonces es que necesita encontrar una salida diferente. Esto es especialmente importante si usted se encuentra con sentimientos de ansiedad relacionados con la comida. Rompe tu rutina pre-quirúrgica. En vez de prepararse un aperitivo, vaya fuera a dar un corto paseo. Lleve a cabo una serie de estiramientos. Poner un poco de distancia entre usted y sus tentaciones ayudará a su autocontrol y a su capacidad para sustituir una recompensa poco saludable por actividades vitalistasEs necesario eliminar la comida como una tentación fácil y recompensa. Si se encuentra usando su cocina como su base de operaciones, entonces es que necesita encontrar una salida diferente. Esto es especialmente importante si usted se encuentra con sentimientos de ansiedad relacionados con la comida. Rompe tu rutina pre-quirúrgica. En vez de prepararse un aperitivo, vaya fuera a dar un corto paseo. Lleve a cabo una serie de estiramientos. Poner un poco de distancia entre usted y sus tentaciones ayudará a su autocontrol y a su capacidad para sustituir una recompensa poco saludable por actividades vitalistas.

 

Planee sus comidas y conozca sus emociones

  • Planee sus comidas y meriendas. Si usted ha planeado las comidas y meriendas, será capaz de detectar el comer compulsivo fácilmente si está intentando comer fuera de su rutina normal.
  • Identifique su emoción asociada con la alimentación. ¿Está comiendo porque está estresado, aburrido, culpable, enojado, triste o feliz? Una vez que identifique la emoción, es mucho más fácil hacer frente a ella.
  • Rodéate de opciones de alimentos saludables. Si usted tiene una barra de helado en el congelador, puede decidir ayudarse a sí mismo en medio de la noche. Si sabe que no puede controlarse, entonces es mejor no tener la comida en el congelador.
  • Asista a grupos de apoyo para el desarrollo de estrategias y de tener una salida. Hable con su médico, dietista o con un psicólogo para encontrar diferentes mecanismos de afrontar esto.
  • Mantenga un diario de alimentos.

 

Hágase las siguientes preguntas

Si de repente se antoja de algo cuando ya ha comido, o si comienza a tener la sensación de ansiedad por la comida, es posible que desee considerar las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué quiero comer esto?
  • ¿Estoy molesto por algo?
  • ¿Estoy enojado por algo?
  • ¿Hay algo que tengo que hacer que estoy posponiendo?
  • ¿Algo más satisfará mi deseo?
  • ¿Realmente necesito comer esto?
  • ¿Estoy solo?
  • ¿Estoy aburrido?

Una vez que haya respondido a estas preguntas y examinado sus sentimientos, puede que  decida no ingerir la comida alta en calorías que pensaba comer. En un primer momento, el realizar este tipo de prueba mental puede parecer antinatural e incómodo. Sin embargo, es el tipo de ejercicio mental que ayuda a identificar sus sentimientos. Reconocer sus sentimientos y aceptar la responsabilidad por sus acciones es una parte muy importante de su recuperación y su éxito a largo plazo.

 

Consejos para comer fuera

La mayoría de la gente come fuera. Usted puede seguir disfrutando de salir a comer fuera, haciendo unos pocos cambios en su forma de abordar las comidas en los restaurantes.

  • Planee con anticipación. Guarde copias de los menús o navegue para conseguir la información nutricional de su restaurante favorito.
  • Decida lo que quiere antes de ir, seleccione las platos que sabe que son seguros.
  • Pruebe nuevas comidas en su casa primero
  • No tenga miedo de pedir ciertos alimentos o hacer pedidos especiales
  • Evite los alimentos fritos
  • Comparta una comida antes de empezar. Coma en un plato de pan o un plato de ensalada.
  • Pida su bebida para llevar o tome un vaso de hielo.
  • Evite comer en buffets y restaurantes de comida rápida.
  • Colon

    El colon contiene bacterias que ayudan a descomponer alimentos; es más corto que el intestino delgado pero de mayor diámetro.

  • Páncreas

    El páncreas es una glándula que forma parte del sistema digestivo así como un sistema hormonal que controla el azúcar.

  • Vesícula biliar

    La bilis almacenada en la vesícula biliar se libera cuando los alimentos grasos entran en el intestino delgado.

  • Estómago

    El estómago es un saco muscular que es importante para absorber alimentos y prepararlos para la posterior digestión.

  • Hígado

    El hígado produce bilis y es la primera parada para la mayoría de los nutrientes que son absorbidos durante la digestión.

  • Epiplón

    Epiplón es otra palabra para referirse a la capa de grasa que cubre a los órganos internos.

  • Intestino

    El intestino delgado es la parte del cuerpo donde se absorben la mayoría de los nutrientes de la comida ingerida.

  • Duodeno

    El duodeno juega un papel importante para controlar el vaciado del estómago en el intestino delgado.