¿Qué es la vesícula biliar?

La vesícula biliar se encuentra cerca del hígado y es un órgano pequeño con forma de pera que almacena la bilis adicional. La bilis está compuesta de agua, sales biliares y colesterol y ácidos biliares, y es una sustancia que se requiere para disolver la grasa durante la digestión. El hígado produce aproximadamente un litro de bilis al día y la vesícula biliar sirve como un pequeño contenedor de almacenamiento para una pequeña fracción de la bilis producida diariamente. Esta bilis adicional es liberada por la vesícula biliar para ayudar en la digestión, especialmente durante las comidas con mucha grasa.

Normalmente, la bilis permanece líquida, y no forma depósitos. Pero si la composición de la bilis se modifica, se pueden formar cristales de colesterol. Es probable que se combinan con las sales biliares y los pigmentos, produciendo los cálculos biliares, que son de color amarillo-verdoso y de tamaños variables, hasta el tamaño de una pelota de golf.

Debido a que la mayoría de los cálculos biliares no producen síntomas, no requieren tratamiento. Estas "piedras silenciosas" se descubren a menudo durante los chequeos médicos rutinarios o exámenes realizados para otras enfermedades y, por tanto son clasificados como asintomáticos. Se recomienda un enfoque conservador, es decir, ver y esperar.

En algunos casos, los cálculos biliares pueden causar desde una leve molestia hasta un dolor severo. Este dolor se sitúa típicamente en el cuadrante superior derecho del abdomen, y empeora después de comer alimentos grasos. Si su médico determina que los cálculos biliares son probablemente la causa de su malestar y que se deben extirpar, entonces normalmente se requiere la cirugía de vesícula biliar. Este tipo de cirugía es uno de los tipos más comunes dentro de los procesos quirúrgicos en los Estados Unidos.

La vesícula biliar se conecta al hígado a través de una serie de tubos biliares. El hígado produce una gran cantidad de bilis cada día que viaja a través de estos tubos. Una pequeña cantidad se desvía hacia la vesícula biliar, que luego es almacenada hasta que se utiliza como una reserva adicional durante las comidas grasas. Los tubos biliares conectan con el sistema de tubos del páncreas, donde liberan sus respectivos contenidos en los intestinos, específicamente el duodeno.

¿Qué factores de su estilo de vida contribuyen a los cálculos biliares?

Los factores familiares de riesgo contribuyen a la formación de cálculos biliares. Esto significa que si tu madre y tu padre han necesitado una cirugía de vesícula durante su vida, entonces es más probable que en algún momento de su futuro también necesite una operación de la vesícula biliar. Algunos medicamentos pueden contribuir a la formación de cálculos biliares, incluyendo medicamentos para bajar el colesterol y la terapia de reemplazo hormonal. Los cálculos biliares son más comunes en las mujeres.

La obesidad, la dieta asociada con el sobrepeso, así como la pérdida de peso también causan que se desarrollen cálculos biliares. Por lo tanto si usted ha sido sometido a una operación de bypass gástrico, manga gástrica o de Banda Gástrica y pierde el exceso de peso que usted está deseaba perder, entonces hay una probabilidad notable de que pueden requerirse una cirugía de vesícula en el futuro. Este aumento del riesgo no significa que usted deba tener extirpada la vesícula biliar durante su operación para bajar de peso. Normalmente, la cirugía de la vesícula biliar sólo se realiza al mismo tiempo que la cirugía de pérdida de peso si usted ya tiene tanto cálculos biliares como un historial de haber sido afectado por ellos.

¿Qué es la colecistectomía laparoscópica?

La cirugía de la vesícula cuando se realiza a través de pequeñas incisiones y con una cámara se llama colecistectomía laparoscópica. La extracción de la vesícula biliar es el tratamiento preferido para la mayoría de las personas que tienen cálculos biliares que causan estos síntomas. La colecistectomía laparoscópica requiere de varias incisiones pequeñas en el abdomen para permitir la inserción de instrumentos quirúrgicos y una pequeña cámara de vídeo. Después de las incisiones iniciales, el cirujano utiliza dióxido de carbono para inflar la cavidad abdominal. La cámara envía una imagen ampliada del interior del cuerpo a un monitor de video, dando al cirujano una vista cercana de los órganos y tejidos. El cirujano observa el monitor y realiza la operación mediante la manipulación de los instrumentos quirúrgicos a través de pequeñas incisiones separadas.

La vesícula biliar es identificada y cuidadosamente diseccionada librándola de sus anexos en el hígado. Una de las partes más importantes del procedimiento es la identificación del triángulo de Calot. El Triángulo de Calot es un área anatómica limitada por el hígado, el conducto cístico y el conducto hepático común. El conducto cístico y la arteria cística se identifican, se pinzan con clips de titanio y pequeñas incisiones. La vesícula biliar se separa entonces del lecho del hígado y se retira a través de una de las pequeñas incisiones.

¿Qué herramientas se utilizan para la colecistectomía laparoscópica?

Un laparoscopio es un tubo pequeño y delgado que se une a una cámara de vídeo y se coloca en su cuerpo a través de una pequeña incisión. Luego, el cirujano puede ver la vesícula biliar en una pantalla de televisión y hacer la cirugía con herramientas que se insertan en tres cortadas pequeñas hechas en la parte superior derecha de su abdomen. Sólo se requieren pequeñas incisiones. Entonces, la cámara de vídeo produce una imagen ampliada en un monitor de televisión del interior del abdomen que permite una visión muy detallada. Normalmente se usan una serie de otros instrumentos laparoscópicos. La vesícula se extrae a través de una de las pequeñas incisiones.

¿Existe algún beneficio de la colecistectomía laparoscópica en comparación con la colecistectomía abierta?

La cirugía para extraer la vesícula biliar con un laparoscopio no requiere que los músculos de su abdomen sean seccionados de la misma forma que en la cirugía abierta. Con la colecistectomía laparoscópica usted puede regresar a trabajar mucho antes, tener menos dolores después de la cirugía, una menor estancia hospitalaria y un menor tiempo de recuperación. Aunque hay más de una incisión, cada corte es mucho menor que la típica incisión abierta, lo que provoca que la recuperación sea mucho más rápida.

Los procedimientos de la colecistectomía laparoscópica se llevan a cabo más como una cirugía ambulatoria, lo que significa que usted se va a casa el mismo día de la operación y puede recuperarse en la comodidad de su hogar.

¿Hay alguna razón por la cual yo no sería capaz de someterme a una colecistectomía laparoscópica?

Si usted previamente se ha sometido a cirugía en el área de la vesícula biliar, si tiende a sangrar mucho o si tiene algún problema que haga que sea difícil para su médico ver su vesícula biliar, una cirugía abierta puede ser la mejor opción para usted. Su médico decidirá qué tipo de cirugía es adecuada para usted.

¿Cuáles son las complicaciones de la colecistectomía laparoscópica?

Las complicaciones pueden incluir sangrado, infección y lesiones del conducto (tubo) que transporta la bilis desde la vesícula biliar hasta su estómago. Asimismo, durante la colecistectomía laparoscópica, los intestinos o vasos sanguíneos importantes pueden lesionarse cuando los instrumentos se insertan en el abdomen. Todas estas complicaciones se producen en raras ocasiones, pero son posibles aún cuando las realiza un cirujano laparoscópico.

¿Qué otros procedimientos pueden ser necesarios?

Si usted tiene cálculos en el conducto biliar, así como en la vesícula biliar, puede que usted requiera la extirpación de ambos. En algunos casos lo mejor es quitar las piedras en el conducto biliar antes de la operación utilizando un endoscopio. Si nos fijamos en la imagen a la derecha, se puede ver que el estómago y los intestinos proporcionan una ruta para llegar directamente a los tubos biliares sin hacer cortes en la pared del abdomen.

El procedimiento se llama Colangiopancreatografía Retrógrada Endoscópica (ERCP, acrónimo en inglés) y consiste en endoscopio que se inserta por la boca, baja por el tracto digestivo y se usa para acceder a los tubos biliares desde el interior de los intestinos. Si usted se somete a la ERCP, la vesícula biliar pueden ser extirpada en una fecha posterior o durante la misma hospitalización. A menudo, un instrumento de corte se inserta a través del endoscopio, y la entrada del conducto biliar se agranda para que la piedra puede pasar a través de ella. El mismo procedimiento puede utilizarse para eliminar una piedra de un conducto pancreático bloqueado.

¿Hay efectos a largo plazo después de la extirpación de la vesícula?

El hígado seguirá produciendo suficiente bilis para digerir una dieta normal después de someterse a una cirugía. Por favor, recuerde que el hígado produce más de un litro de bilis al día; por lo tanto, es poco probable que la ausencia de la pequeña cantidad que se almacenaba en la vesícula biliar reproducirá una diferencia notable en la digestión. Puede notar que está teniendo más deposiciones de lo normal y que su consistencia es menos sólida. Estos síntomas suelen disminuir con el tiempo. Es normal que haya un cambio auto-limitado en los hábitos digestivos que no está relacionada con el tipo de operación y que mejorará con el tiempo. Sin embargo, algunos pacientes encuentran que la diarrea sigue siendo un problema, y que una dieta "saludable para el corazón” o una que sea baja en alimentos ricos en grasas por lo general aliviará el problema.